Home

DSC02126 2Esperaba apoyado en el quicio de la puerta con los brazos cruzados y una sonrisa. “¿Nos conocemos?” No, le respondí entonces y después, cuando insistió sobre la misma historia. No se me parecía nada al hombre que la enfermera había señalado con el dedo sobre la orla universitaria “este es el doctor”, me dijo.
Cansancio, falta de concentración, facilidad extrema para engordar, bajas defensas… un cúmulo de pequeñas cosas me hizo dar el paso y acepté la propuesta de visitar a este “médico” de medicina natural.
Comenzó con una conversación sencilla para llevarme al huerto. Había advertido por mi forma de hablar que era una persona culta, apreciaba en mi semblante que era sensible y abierta, y no sé qué más cosas me dijo sobre la forma de poner las manos…y acto seguido, y con una amplia sonrisa comienza un test que poco a poco se va convirtiendo en un interrogatorio en toda regla sobre cuestiones íntimas y personales para las que yo no iba ni mucho menos preparada. Desde los datos de mi domicilio, hasta mis creencias, mis tendencias sexuales, mi deseo o no de tener nueva pareja, hombre o mujer, mis posibles adicciones: alcohol, drogas, tabacos… cuando hice amago de protestar porque se iba el tiempo en una conversación no deseada, me dijo que allí el que preguntaba era él.
Luego siguió por mi trabajo y dedujo que me sentía infeliz, frustrada, inútil y no sé qué más.
Me presionó sobre el funcionamiento de mi memoria haciéndome preguntas de tal forma que me bloqueó la capacidad de respuesta y me puso nerviosa y me hizo sentir muy insegura y finalmente sacó el tema de mi familia del que yo no quería hablar.
Al final acabé llorando por la violencia que estaba sintiendo, la prisa por marcharme y la frustración por no conseguir respuesta y ver que me estaba llevando a su terreno.
Me preguntó sobre mi vida privada. Me discutió el hecho de ser atea total, cosa que es para mi inaceptable a estas alturas de la vida y menos con un mindungui que era la primera vez que veía. Si mis relaciones eran con hombres o con mujeres y si estaba dispuesta a tener una relación con hombres con cargas familiares o con hombres casados. Me advirtió que estaba deprimida, y se lo discutí y le dije que no había claudicado ante la vida aunque mi trabajo me pareciera insoportable. De pronto miró el reloj y comprobó que se había entretenido mucho tiempo en el proceso de desmoralización y creación de la dependencia que estaba planeado desde el principio con el objetivo de tener una nueva y fiel paciente, pues él tenía la solución “integral” para mis problemas. Era tarde, me hizo sentarme en la camilla y me hizo una prueba con unos botes de alimentos con cuyo contacto mis brazos se alargaban o se encogían sin razón aparente más que la supuesta intolerancia. Yo no me creí lo que estaba haciendo, estaba intentando manipularme con una prueba absurda y al final dedujo que como debía tener metales en la boca por algún arreglo dental, pues que la prueba no daba resultados nada fiables. Pero a lo largo de la prueba, y mientras hacía una especie de abluciones o marcas con los dedos en la frente y en el cuello y musitaba una especie de plegaria, fue colocando sobre mi barriga una serie de botes que, al final, tendría que comprar. Por lo visto el ABC de la depuración natural, lo podía haber leído en una revista esa misma mañana.
Antes de entrar comprobé que el título no estaba expuesto en la sala de espera ni en el despacho de la consulta. En el papel de receta no figuraba ningún número de colegiado.
Pero también fue asombroso la cantidad de objetos e imágenes que tenía por todo el despacho: santos, vírgenes, cruces, libros de la Cábala, la menorá.

Libre por fin para marcharme y contenta por ello, el hombre seguía su cháchara incontenible, mientras yo me paré enfrente de un gran cuadro con caracteres hebreos que representaban los 77 nombres de Dios. “Que curioso, es bonito” le dije. Y entonces ya rizó el rizo ¡¡¡Ah!!! es que no sabes nada de mi, yo tengo muchas terapias distintas, en esta, que ya es en una fase avanzada, coloco a los pacientes frente al cuadro, así, como tu estás, y les pido que elija una palabra (en hebreo, como en chino, si no sabes el idioma solo te guías por el diseño). Y en función del nombre que eligen, hay unas tablas y les aconsejo determinadas cosas que tienen que hacer para mejorar su vida…Pero eso será otro día”.

Casi desde que entré en su consulta supe que no volvería más. Cuando vi el aspecto kitsch de la consulta me lo confirmó, tenía interés en la prueba de intolerancia alimentaria y fue un fraude y al final me saca toda esa historia de los nombres de dios en hebreo, como quien lee las cartas del tarot “elige una” y te leen el futuro. Igual.

Mi bici me esperaba abajo. Seguía haciendo un bochorno horrible, pero yo me sentía fatal porque me había sentido violentada por un charlatán que no conocía de nada. Estuve casi todo el día mal. Aunque esa tarde la acabé tomando un vino y una tapa en el Puerto de Málaga, con un libro recién comprado de Saramago y mi bici aparcada junto a mi. Me lo tomé a su desquite, saboreando las cosas ricas de la vida. Y ya adelgazaré, pero lo haré yo, como siempre, sola.

P.D. por si no ha quedado claro el colega no era médico.. La Orla era falsa, no está colegiado ni acabó la carrera cuando me dijo, (primera promoción de medicina de Málaga) porque no lo hemos encontrado en ningún lado. Yo sigo creyendo en la medicina natural, pero no en la magia ni en la intromisión en la vida personal de los demás, que debe ser de mutuo acuerdo y no forzado a tantos euros/minuto.

Segunda P.D.: al día siguiente, durante la hora del café, una compañera vino con dolor de cabeza y yo, que había contado a las otras lo que me había pasado, me puse de inmediato de pie y le hice una serie de preguntas del tipo de las que me hizo a mi el hombre ese, y comenzamos a reirnos y a reirnos. Y mira, se le quitó el dolor de cabeza.DSC02126 2

Anuncios

Un pensamiento en “No era médico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s