Home

Image

Hace unos días nos decía adiós nuestro querido amigo Eyad el Serraj. Gaza se queda hoy un poco más a oscuras que antes, con la pérdida de una mente prodigiosa y brillante, un luchador incansable y un referente político ineludible en Palestina. Valiente y luchador, nunca tuvo duda de decir la verdad doliera a quien doliera, un escéptico de las intenciones internacionales con los sucesivos planes de paz y muy crítico con la ruptura entre los palestinos. Hasta el final una parte importante de su tiempo lo dedicó a construir la unidad entre los palestinos de forma discreta pero continua. Hasta el final su vida fue plena y no quiso dejar un hueco a la autocompasión ni a la muerte y siempre miraba hacia el futuro. Su amigo Raji Sourani nos confirmaba hace unos meses lo irreversible de su situación, pero también lo irreversible de su dedicación a la vida en un incansable compromiso. Eyad atendía a todas las personas que buscaran, en Gaza, alguna explicación a tanto desastre: la ocupación, las rupturas, las muertes, los asesinatos, los traumas en las mujeres y en los niños por tanta violencia. Pero siempre optimista, vital y valiente, Eyad utilizaba todo el torrente de su voz para insistir en las denuncias de las injusticias que se tendían densamente como un manto por toda Gaza y señalaba con el dedo sin ningún temor a los que consideraba como causantes del abandono palestino. Crítico con Hamas y con la Autoridad Palestina, sabía que el tiempo jugaba en contra de los palestinos, aunque no quiso nunca evaluar cuanto corría en contra de él mismo, porque no quiso rendirse.

Originario de Bir al Saba (la ciudad hoy israelí de Beersheva) tuvo que refugiarse con su familia en Gaza. A lo largo de su vida sufrió, como cada uno de los palestinos, la opresión y ocupación israelí y su compromiso ético le llevó a las cárceles palestinas. Como médico, comprendió la necesidad de la salud mental para sobrevivir a tanta violencia y opresión pero, a pesar de ser un tema tabú en una sociedad tan tradicional como la de Gaza) lo llevó a ser el pionero en este campo de la medicina, creando un centro de salud mental independiente e inculcando en los palestinos el respeto por la salud mental y la lucha contra los traumas especialmente en los niños.

Eyad nos decía en una entrevista hace algunos años “Es muy fácil para la gente tomar partido. Es  mucho más difícil no tomarlo, te tienes que fiar de tu propio pensamiento independiente. Para mucha gente es fácil decir “estoy con Hamas y punto”; “odio a los judíos”… eso es fácil. Pero no odiar a los judíos, no odiar a Fatah, no odiar a Hamas intentar hablar con todos y trabajar con todos, no dividir el mundo entre blancos y negros eso es mucho más difícil. Muchos intelectuales en Palestina han tomado partido o están callados. Pero necesitamos voces, inteligencia, buen juicio, y tienen que salir a la luz inmediatamente.”

 
Durante muchos años ha luchado contra el cáncer y para seguir su terapia, imposible en Gaza, los militares israelíes le obligaban a esperar durante horas en la frontera y a pasar los escáneres del check point a pesar que ellos sabían que estaba enfermo de cáncer,y que, sin duda, aceleraron su enfermedad. Yo lo he visto algunas veces en Eretz, esperando para entrar o salir, a veces solo, pero aún en los peores momentos obviaba la enfermedad y se acercaba cariñoso a saludarnos “ven a vernos y hablamos” decía siempre. Y es que siempre que se enteraba que alguien visitaba Gaza, se empeñaba en recibirlos en su casa con la tradicional hospitalidad palestina. Obsesionado con la necesidad de mantener la identidad palestina, la dignidad y la humanidad, se enfrentaba sin miedo a cada una de las situaciones que le puso por delante la vida, especialmente a la ocupación con el cuerpo dolorido y débil de los últimos años.

Al final, el cáncer le ha vencido. Pero no la ocupación, no los israelíes, no la injusticia. Donde esté, seguirá luchando por su pueblo y, en todo caso, su vida seguirá sirviendo de inspiración para las próximas generaciones de palestinos. A su familia, a sus amigos, al pueblo palestino, nuestras condolencias y nuestro recuerdo, con todo nuestro respeto y cariño. Hasta siempre Eyad el Serraj.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s