Home

El niño adelanisraeli-air-raid-victimsta la mano llena de sangre. No llora ni tiene un gesto de dolor excesivo en su cara ensangrentada; solo te mira en silencio y parece que dice déjame en paz con mi dolor, ya basta. Ya basta, sí, de tener testigos alrededor que no sirven porque no conseguimos despertar al mundo de su indolencia asesina.

Las víctimas, tantas veces vendidas, contadas, fotografiadas, compartidas, negociadas, denunciadas, utilizadas, nos miran  a través de los ojos de este niño y nos dicen que ya basta y nos alejan con el gesto de su mano que no nos permiten acercamiento. El niño ensangrentado y, quizás, demasiado cansado a pesar de su corta edad, nos pide que respetemos la intimidad de su dolor en un gesto que muchos adultos no se atreven a hacernos,  siempre vendidos ante las cámaras, protagonistas del escenario de guerra más fotografiado del mundo. Protagonistas, también de una de las guerras más olvidadas del mundo. Porque el olvido, en Palestina, no se materializa en la ausencia de titulares de prensa ni de solemnes declaraciones, sino en la ausencia de voluntad, de acción y determinación por acabar con tanto dolor y tanto y tan profundo despojo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s